tit

 

 

Divina Pastora de las Almas Coplas a la Divina Pastora Triana huele a Pastora

Búscame donde te encuentro

para encontrarte donde te hallo,

por este rincón del firmamento,

con sólo una Estrella a tu lado,

una Esperanza por dentro

y un corazón nunca cansado

el de tus hijos queriendo, queriendo

el de Triana amando y amando.

 

Divina Pastora de las Almas,

rosa del buen rosal

del jardín de Santa Ana.

 

Cuando vas en tu paso,

que es un nacimiento en andas,

escrito está en tus respiraderos:

Eres el hechizo de Triana,

eres pan fresco de pueblo,

ternura que siempre aguarda,

primavera en otoño seco,

nuevas aguas que bañan

las calles del barrio entero,

que rezando está a tus plantas

este barrio trianero

en la Iglesia de Santa Ana

con el amor que te dieron.

Eres bellísima Virgen,

emperatriz de los cielos

a quien con todo anhelo

te pedimos con fervor.

 

Con tu protección, María,

de entusiasmo el alma llena

romperá la vil cadena

del infernal opresor.

 

Eres la flor más hermosa

del pensil del alto cielo

dicha, bálsamo y consuelo

para el pobre pecador.

 

Con Tu virginal perfume

a los campos Tú perfumas

y Eres Tú la flor más pura

que en valle se creó.

 

Dulce Pastora hechicera

puro edén de santo amor,

admirable medianera

entre el hombre y el Señor.

Covadonga, calle Larga,

calle Betis, Altozano,

el arrabal se prepara

para vivir un mes largo.

¡Se acaba el estío, Triana!,

¡ya terminó tu letargo!

 

El otoño cae en Sevilla,

hojas y plantas marchitan,

mas en Triana florece

una blanca margarita,

rosa entre todas las rosas,

Madre del Pastor Bendita.

 

Por el río el sol se pierde,

y cuando el cielo se dora,

todo el barrio se adormece

a la espera de la aurora.

Llegó de nuevo septiembre...

¡Triana huele a Pastora!

Luis Ramón Martínez Castro Anónimo José Luis Muñoz Alonso

 

volver

 

firma